sábado, 29 de diciembre de 2012

Aveces lo mejor que podemos hacer es ignorar todo lo que hay a nuestro alrededor, ignorar todo lo que dicen de nosotros, ignorar a todo el mundo y simplemente querernos, aceptarnos. Tenemos la desgracia de que en esta mierda de sociedad lo que importa es la imagen, el exterior. No es nada malo taparse los ojos y soñar con que algún día lo que importe de verdad es el interior, es como piensas, en lo que crees. Cuando todos nos demos cuenta de que una persona es como piensa y no como se viste, como se divierte y no si es guapo, como te mira y no el color de sus ojos, como sonríe y no como llora, cuanto te quiere y no cuanto te odia, que siente y no lo que dice que siente, como se levanta y no como se cae. Cuando las personas nos demos cuenta que eso es lo que importa, ahí seremos mejores y intentaremos hacer que todo el mundo sea feliz, a pesar de su aspecto amaremos. Por eso lo que hay que hacer es fácil, es simplemente vivir y dejar vivir, ser feliz y ayudar a la gente para que sea feliz, no judgar por las apariencias, esperar a conocer. No creo que sea tan difícil, solo hay que aprender a hacerlo.