domingo, 24 de febrero de 2013

Lo necesito pero seré capaz de acostumbrarme.

Muchas amigas falsas, pocas verdaderas y nadie que me quiera. No se exactamente lo que hago mal, hago muchas cosas que no debería pero hay gente que son verdaderos monstruos y tienen alguien que les ayude cuando lo necesitan. Yo no soy tan mala, sólo soy humana y también necesito alguien que me suba la moral cuando lo necesite, que me de consejos cuando no sepa que hacer, que me diga cosas bonitas cuando tengo la autoestima por los suelos, que piense en mi aunque sólo sea de vez en cuando, que me demuestre que me quiere aunque sólo sea mediante una sonrisa. Necesito todo eso pero empiezo a acostumbrarme, no creo que deba hacerlo pero si no lo hago y me planteo todos los días la misma pregunta: ¿porque no me pasan a mi cosas de cuento? No voy a poder levantar cabeza. La vida puede ser larga o corta, eso nunca lo sabemos, es cosa del destino, por eso sonrió aunque este mal, no quiero fastidiar a los demás. Nadie se merece que le agobié con mis problemas y hasta que nadie me lo pida no lo voy a hacer. Se que soy borde, lo se, es difícil no darse cuenta pero algún día pretendo encontrar a una persona que adore mis defectos y los vea como virtudes.