martes, 6 de agosto de 2013

Yo, siempre sola.

Siento que soy invisible, que ha nadie le importó, que podría morir y no le afectaría a nadie, es más, seguro que alegraba o hacia la vida más fácil a los que me rodean. Nada importa ya. A nadie le importó yo. Soy prescindible en este mundo, no sirvo para nada. Sólo doy disgustos. Nadie me quiere, a nadie le gusto, a nadie le importó. Mi vida es una gran estupidez. Lloro y me auto-odio, sólo eso. Se que tengo que cambiar pero no soy capaz. La teoría la se pero la práctica no es tan fácil. Nací así, para morir, para ser puteada por otros y aguantar. No cuadro en este mundo ¿Alguna vez lo haré? Lo dudo. Cada uno tenemos nuestro camino, se supone que decidimos que desvíos tomar, si, pero antes algo o alguien ha tomado la decisión, las mías fueron tomadas a mala hostia, me toco, lo se, me aguanto pero no sin antes odiarlo. Me miro en el espejos y sólo tengo ganas de llorar, de morir. ¿Algún día lo haré?¿Algún día cambiare?¿Algún día gustare?¿Algún día no me odiare?¿Algún día me saldrá algo bien? No lo se. Sólo espero, espero con la esperanza de que todo podrá salirme bien. Yo y mis libros. Yo y mi música. Yo y mi escritura. Yo, siempre sola.


Cut.

Cuchilla escondida en mi cajón, es hora de salir a jugar. Frío metal contra mi muñeca desnuda, dolor que recorre mi cuerpo. Sangre, brotando salbajemente de mis venas, queriendo ver la luz del sol. Líquido rojo, recorriendo mi muñeca para caer poco a poco, gota a gota, al suelo. Dolor que me provoca un inmenso alivio, que me hace olvidar mis problemas. Arrepentimiento, miedo, vergüenza. Mi muñeca ardiendo debajo de un chorro de agua fría, cortándole el paso a mi sangre. Agua salada saliendo disparadas de mis ojos. Piernas temblorosas. Cuerpo derrumbado en el suelo. Sollozos, lágrimas, culpabilidad. Cojo aire. Millones de promesas falsas diciéndome  que eso no volverá a pasar. Pulseras rozando de nuevo mi muñeca herida, tapando las cicatrices, tapando mi dolor. Valentía para cruzar la puerta del baño y volver de nuevo a esa vida que me provoca tanto dolor.