martes, 6 de agosto de 2013

Cut.

Cuchilla escondida en mi cajón, es hora de salir a jugar. Frío metal contra mi muñeca desnuda, dolor que recorre mi cuerpo. Sangre, brotando salbajemente de mis venas, queriendo ver la luz del sol. Líquido rojo, recorriendo mi muñeca para caer poco a poco, gota a gota, al suelo. Dolor que me provoca un inmenso alivio, que me hace olvidar mis problemas. Arrepentimiento, miedo, vergüenza. Mi muñeca ardiendo debajo de un chorro de agua fría, cortándole el paso a mi sangre. Agua salada saliendo disparadas de mis ojos. Piernas temblorosas. Cuerpo derrumbado en el suelo. Sollozos, lágrimas, culpabilidad. Cojo aire. Millones de promesas falsas diciéndome  que eso no volverá a pasar. Pulseras rozando de nuevo mi muñeca herida, tapando las cicatrices, tapando mi dolor. Valentía para cruzar la puerta del baño y volver de nuevo a esa vida que me provoca tanto dolor.