martes, 1 de octubre de 2013

Quizá si que haya luz.

Aveces creo que soy mejor de lo que pienso, que quizá son sólo imaginaciones mías lo de que soy una mala persona. En realidad, me gusta hacer sonreír a la gente. Voy siempre de dura, de que en realidad nada me importa realmente pero en la soledad lloro por como soy, me gusta ver películas románticas, escribir como me siento realmente en un blog porque no confió lo suficiente en nadie como para confesarlo, me importan mucho los sentimientos de los demás, hago lo posible para dar buenos consejos y ayudar a la gente... Quizá sí que haya luz después de cada túnel oscuro, sólo hay que esperar a que llegue y mantenerla contigo todo lo que puedas. Se que mi luz llegara algún día y la estaré esperando con ansia, sentirse tan oscura ya cansa. No dejo de pensar como sería mi vida si fuese de otra manera, pero soy así y pienso que todo lo que hago, lo que me pasa, todo sea por alguna razón, a lo mejor la vida me recompensa más tarde. No, no tengo un cuerpo diez, ni soy guapa pero eso no es lo que importa. Soy desagradable, borde y antipática pero todo es una máscara para no tener que dar explicaciones de mis problemas, para no tener que abrirme y demostrar que soy frágil. Realmente no se sí alguien me conoce del todo bien, puede que no. 

Nunca, por muy mal que estés, pierdas la esperanza de que las cosas mejoran.